Contacto
31.3.2020

Corona: las manos como transmisoras de infecciones. Más protección en espacios públicos

Debido al coronavirus hemos vuelto a tomar conciencia de que nuestras manos pueden ser transmisoras de enfermedade. Pero lo que aprendemos ahora será válido también en tiempos futuros –que esperamos no muy lejanos– sin el peligro del coronavirus. Las mucosas, es decir, los ojos, la nariz y la boca, son las puertas de entrada para virus y bacterias en nuestro cuerpo, y nuestras manos son las que los transportan. Esto no solamente es válido para el COVID-19.

La transmisión tiene lugar en las más diversas situaciones: cuando saludamos a alguien dándole la mano o tocamos superficies con alta frecuencia de contacto. Estas son, por ejemplo, los pasamanos, barandillas, interruptores de luz o dispensadores de jabón en espacios públicos, las barras y las asideros de sujeción en autobuses y trenes, o el manillar del carrito en el supermercado, por nombrar solo algunas.

Por eso, los proyectistas responsables –en particular de establecimientos públicos como hospitales, residencias de ancianos, o también escuelas u hoteles—dan preferencia a aquellos productos que están equipados con la función higiénica Sanitized®. Esta impide de manera comprobada la proliferación de microorganismos en superficies de plástico. El efecto antimicrobiano de la plata es una tecnología de probada eficacia en este campo.

We use cookies to configure this website optimally and to be able to continue improving this on an ongoing basis. By continuing to read this website, you declare that you agree to the use of cookies. Further information is available on the website Privacy Policy