14.5.2018

Hogar, dulce hogar. Mejor sería: hogar, limpio hogar

La alfombrilla del baño puede llegar a ser un objeto bastante repugnante. Suele estar directamente delante del inodoro y, por eso, el agua que salpica en cada descarga puede llevar hasta allí bacterias fecales. Como si esto no fuera suficiente, con los pies mojados al salir de la ducha dejamos la alfombra húmeda. Esta humedad, en combinación con el agradable calor del cuarto de baño, es un medio de cultivo ideal para el moho, que, por lo general, sólo percibimos cuando comienza a desprender su olor desagradable. La buena noticia: tampoco las personas que asignan una gran importancia a la higiene del baño deben renunciar por ello al suave confort de una alfombrilla de baño. Para evitar que esta se convierta en un paraíso para las bacterias y el moho, deben eligir un producto con protección antimicrobiana.

Humedad, calor, proliferación de bacterias: según el mismo principio se forman verdaderos biotopos para moho, ácaros y hongos, en las toallas, las cortinas de baño o los paños para fregar. El resultado: un olor sumamente desagradable al que se suman los daños que los microbios provocan en los materiales textiles. Además, el moho puede causar serios problemas de salud. Tanto en el hogar como en establecimientos públicos como hoteles u hospitales, la protección textil antimicrobiana de Sanitized® es garantía de una higiene segura y fiable.

Ideas para la limpieza:

LBD Maison
CLEANTOOLS (S) PTE LTD

Artículos tratados con función higiénica integrada:

Double Star Co., Ltd.
Spirella® Switzerland
Gebr. Holzapfel GmbH

We use cookies to configure this website optimally and to be able to continue improving this on an ongoing basis. By continuing to read this website, you declare that you agree to the use of cookies. Further information is available on the website Privacy Policy